España desborda la ilusión: los motivos para creer que España puede ganar el Mundial

España desborda la ilusión: los motivos para creer que España puede ganar el Mundial

Impresionante, exhibición, impactante, legendaria… las palabras para describir lo que hizo este martes la selección española en su debut en el Mundial se quedan cortas después de una actuación para la historia que acabó en una goleada para el recuerdo ante Costa Rica (7-0).

España llegó con un perfil bajo a Qatar, sin estar entre las grandes favoritas. Argentina, Brasil, Francia o incluso Alemania o Inglaterra eran las selecciones más mencionadas como grandes candidatas al título. A la Roja le penalizaba la ausencia de grandes nombres para entrar en esas quinielas… pero no lo ha hecho para dar un golpe encima de la mesa. «El límite es el infinito», dijo Luis Enrique al ofrecer la lista de 26 seleccionados que acudirían al torneo.

Es el día del análisis, de la resaca, de ver si realmente España tiene argumentos para ser una seria candidata a estar en la final del Mundial el domingo 18 de diciembre o lo visto ante el combinado tico ha sido un espejismo. Y los motivos para, al menos, soñar con algo grande existen:

Juego colectivo

Es difícil señalar cuál fue el mejor jugador español del partido ante Costa Rica, porque realmente todos brillaron a un altísimo nivel. Desde Gavi, elegido MVP del partido, hasta Busquets, dominador del ritmo, pasando por Pedri y todos los atacantes que jugaron. Jordi Alba también destacó con sus constantes subidas por la banda izquierda y los defensas no permitieron ni una sola ocasión de gol.

La propuesta de esta España es clara. Fútbol muy ofensivo, presión alta para robar lo más arriba posible y el juego de toque y posesión ya tan característico de la Roja desde que en 2008 se ganara la Eurocopa.

Sí hay estrellas

Quizás no a la altura de los Messi, Mbappé, Neymar y compañía, pero en España sí que hay nombres que son importantes… y lo serán más aún en el futuro. Pedri y Gavi son los más evidentes, pero también Ansu Fati, Nico Williams o incluso un Marco Asensio con ganas de sacar a relucir, por fin, la inmensa clase que tiene. El futuro es de esta selección española.

Banquillo diferencial

Es imposible saber qué alineación sacará Luis Enrique ante Alemania, como también lo fue aventurar la que iba a poner ante Costa Rica. Al asturiano le gusta tener a todos sus jugadores enchufados y que estén preparados para salir al campo, bien sea de inicio o como refresco.

Esta particularidad tiene una gran ventaja: las soluciones desde el banquillo. Ante Costa Rica, salieron jugadores como Álvaro Morata y Carlos Soler, que marcaron, y también un incisivo Nico Williams, Koke y el debutante Alejandro Balde. Lucho mira hacia atrás cuando hay problemas, y las soluciones son muchas, variadas y de calidad diferencial.

Un grupo de amigos… y un líder en el banquillo

El buen ambiente es un rasgo característico de esta selección y una de las causas por las que Luis Enrique ha dejado nombres importantes fuera de ella. El técnico sabe que el buen rollo que existe es clave para el éxito y no ha arriesgado lo más mínimo metiendo ‘gallos’ en el corral.

El líder indiscutible es Luis Enrique, y él mismo se ha encargado de dejarlo claro no solo con sus palabras, sino con sus actos. Su nueva faceta de streamer es una forma de desviar la atención sobre él, de quitarle presión a sus futbolistas. Solo se habla del seleccionador, y eso mentalmente puede haber ayudado a un grupo muy joven y algo falto de experiencia.

Deja una respuesta