Ragna Debats: «Yo corro para mí»

Fotografía facilitada por la organización del Marathon des Sables de la atleta holandesa Ragna Debats, vigente campeona del mundo de trail. Del colosal esfuerzo que acarreó su victoria en el Marathon des Sables, Ragna Debats se recuperó en un santiamén. EFE/ Marta Bacardit/MDS

Madrid, 22 abr (EFE).- Del colosal esfuerzo que acarreó su victoria en el Marathon des Sables, Ragna Debats se recuperó en un santiamén. Tras cinco etapas por el desierto en condiciones de autosuficiencia y un total de 250 kilómetros recorridos, apenas concedió respiro a sus piernas.

Un día de descanso total. Otro de tregua, por el viaje de regreso. De vuelta a España, la corredora holandesa, campeona del mundo de trail de la IAAF en 2018, retomó su entrenamiento. Ha incorporado a su rutina sesiones en hipoxia para aclimatar su cuerpo a su próximo desafío: el 4 de mayo disputará en China la Yading Skyrun, una carrera de 32 kilómetros en alta montaña.

«Para este año he preparado un calendario A, con lo que me gustaría hacer», contó Ragna Debats en una entrevista a EFE. «Son, sobre todo, carreras de distancia maratón. Es lo más atlético y exigente, bastante explosivo», señaló la holandesa, afincada en Xerta (Tarragona).

Alcanzada la cima de las carreras de montaña, Ragna Debats asegura que corre para ella.

– Pregunta (P): ¿Cómo se lo ha pasado en el Marathon des Sables?

– Respuesta (R): Ha sido una experiencia muy positiva, muy bonita. Lo repetiría, sin duda. Creo que es una carrera muy dura, por las características que tiene, por las condiciones desérticas, por dormir en una jaima, en condiciones de autosuficiencia y llevar en la mochila mucho peso. Por el día hizo calor, por la noche mucho frío y esa combinación es difícil de gestionar.

Las etapas fueron muy bonitas, la organización impecable. Es muy destacable. No he visto nunca un evento tan bien organizado y tan bien controlado. Estás en medio del desierto, pero estás totalmente seguro. Lo que sientes es una sensación de total seguridad.

– P: ¿Iba a ganar?

– R: Yo fui preparada, porque es muy diferente a correr en montaña. Tenía muy claro que la quería hacer solo cuando estuviese preparada. El año pasado gané el Campeonato del Mundo de trail, el Campeonato del Mundo de skyrunning y la Copa del Mundo. Eso suponía llegar a lo más alto y decidí que quería hacer el Marathon des Sables este año. Quería intentar ganar -dominó la categoría femenina y pisó el podio por equipos con Terresdelebre/Cademontana- y tener una experiencia positiva, estar contenta y satisfecha con mi rendimiento. Esperaba vivir una bonita experiencia en el desierto. Tenía muchas ganas de conocer este tipo de terreno.

– P: ¿Necesitaba alejarse de la montaña tras el ‘boom’ de 2018?

– R: En realidad no me alejé mucho, no perdí el contacto con la montaña. Entrené con la mochila por la montaña durante la preparación para el Marathon des Sables. Era importante tener potencia y eso también se entrena en montaña. Lo hice para no romper el contacto con la montaña, pero con adaptaciones en mis entrenamientos. Entrené en llano, tipo cross; incluso en una riada, siempre a contracorriente, en sitios donde había muchas piedras para hacerlo difícil. Otras veces busqué piedras pequeñas, casi dunas.

Yo creo que me preparé muy bien. El entrenamiento con peso me ha ido bien porque cuando te quitas el peso luego te sientes muy ligera y tus piernas están acostumbradas a llevar peso. Cuando ya no lo llevas, vuelas. Estoy bastante recuperada y muy contenta del efecto que ha tenido esta carrera para poder seguir entrenando.

– P: ¿Cuál es su próximo objetivo?

– R: Estaba dudando si ir a China, a la Yading Skyrun (de 32 kilómetros), y como me siento bien he decidido ir.

Es mucha subida, poca bajada, en alta montaña (moviéndose entre los 2.860 y 4.735 metros de altitud). Estoy haciendo dobles sesiones, con un entrenamiento fuera y el otro entrenamiento en hipoxia, para aclimatarme y prepararme para correr en altura.

Este año tengo una cinta que se puede inclinar hasta un 40% en subida y una elíptica. Hago sesiones un poco cortas, con series y recuperando bastante tiempo para no llegar a un sobreesfuerzo.

– P: ¿Qué planes tiene para esta temporada?

– R: He preparado un calendario A, con lo que me gustaría hacer (entre otras, la Transvulcania, el maratón del Montblanc, la Buff Epic Trail o la ZacUp Skyrace; además del Mundial de la IAAF, en Portugal, y el Campeonato del Mundo de larga distancia, en Argentina). Tengo otro calendario B y, por si hace falta, un calendario C. Mi calendario son sobretodo carreras de distancia maratón. El año pasado me gustó mucho y quiero intentar no mezclar demasiado las distancias, como el año pasado, para no cambiar los entrenamientos e intentar llegar bien a cada carrera.

Cada vez más intento seguir menos las Copas, sin renunciar a ellas, pero intento variar mucho las carreras y hacer las que quiero hacer. Este año, la distancia maratón porque es lo más atlético y exigente, bastante explosivo. Prefiero esta distancia a la ultra.

– P: ¿Le ha cambiado la vida ser campeona del mundo?

– R: Yo tengo un poco de mala suerte porque al ser holandesa no recibo subvenciones o ayudas en España. Por convertirme en campeona del mundo, de Holanda no recibí nada. Yo estoy entre los dos países.

En España no tengo mucha atención de los medios porque ven que no soy española, aunque yo me siento como de aquí. En Holanda el deporte es pequeño y no le dan mucha importancia. No vivo en Holanda y voy mucho con los españoles, tampoco me ven del todo como una de ellos. Creo que a veces merezco más atención.

– P: ¿La campeona del mundo de trail sí vive de ello?

– R: Sí y estoy contenta, porque tengo patrocinadores que me tratan muy bien. Merrell es mi patrocinador principal y puedo vivir de esto. Yo corro para mí y estoy contenta de hacer lo que quiero y de que esta sea mi profesión. Con la ayuda de Merrell puedo vivir de esto y mis otros patrocinadores (Nutritape y Küik Meal) me permiten vivir bien.