México concede su beneplácito a Christopher Landau como embajador de EE.UU.

El canciller de México, Marcelo Ebrard, ofrece una rueda de prensa en la Secretaria de Relaciones Exteriores (SRE), en Ciudad de México (México). EFE/Archivo

México, 19 mar (EFE).- La Cancillería mexicana anunció este martes que ha otorgado el beneplácito a Christopher Landau como embajador de Estados Unidos en México tras de su nominación por el presidente estadounidense, Donald Trump.

«La propuesta del nombramiento del Sr. Landau se recibió por medio de la Embajada de EE.UU. en México, a finales de febrero del presente año», indicó la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) en un comunicado de prensa.

El Ministerio señaló que el Gobierno de México confía que de concretarse la designación de Landau la misma «contribuirá a impulsar y a fortalecer una relación bilateral de respeto y entendimiento mutuo».

El nuevo embajador estadounidense en México tomará la plaza que está vacante desde la renuncia en mayo de 2018 de Roberta Jacobson, embajadora en este país designada por el presidente estadounidense Barack Obama (2009-2017).

Landau es un abogado constitucionalista sin experiencia en el ámbito diplomático, aunque es hijo de George Landau, quien fue embajador de Estados Unidos en los países latinoamericanos de Chile, Paraguay y Venezuela.

A lo largo de su carrera, Landau fue también asistente legal de los jueces del Tribunal Supremo de EE.UU., Antonin Scalia, fallecido en marzo del año pasado, y Clarence Thomas, ambos conservadores.

Landau, de 55 años y quien habla español con fluidez, es socio de la firma de abogados Quinn Emanuel Urquhart & Sullivan LLP, con sede en Los Ángeles y con unas 25 oficinas por todo el mundo.

«En 2017, el presidente del Tribunal Supremo nombró a Landau miembro de la Conferencia Judicial de Asesores sobre Reglas de Apelación para un plazo de tres años», informó la oficina presidencial estadounidense.

La nominación de Landau como embajador en México tiene que ser ahora confirmada por el Comité de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense y ratificada por el pleno de esa misma Cámara, de mayoría republicana.

México y Estados Unidos comparten una frontera de más de 3.152 kilómetros de largo y tienen un intercambio comercial de más de 1.500 millones de dólares al día.